lunes, 4 de octubre de 2010


Málaga está siendo extraña. Me voy. Aún no sé a dónde. Pero qué extraña sus aceras. Ahora los fines de semana. De lunes a viernes vivo en una cafetería, a treinta minutos en tren de esas aceras. Qué extrañas. Hoy he salido a fotografiarla. Como quien observa por última vez un cuerpo desnudo. Casi con vergüenza, casi con la misma desnudez, una junto a la otra. Como a una amante. Cómo la he querido, me decía. Cómo me gusta esta ciudad, me decía. Cómo voy a echarla de menos. Como a una amante, la he capturado en siete imágenes. Qué extrañas sus aceras. Y ese malestar tan de repente. Por si acaso, siete fotografías. Y decir, quién sabe, me voy. Quizás por el adiós. Como a una amante. Cuánto la quiero. Cómo la echo de menos. Cómo me gustó estar allí.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

¿ya te has ido de esta ciudad a la que comparas con amantes?

Anónimo dijo...

Esta ciudad, tambien te echara de meno, quizas mas de lo que te imaginas.
Y seras bien recibida en cualquier otra.
De todos modos sonrrie siempre, porque el sol sale cada mañama.

Farrah dijo...

Anónimo 1: aún no, pero ya sé a dónde. Sólo falta ordenar, transportar e instalar. Y someter alguna que otra voluntad impropia que me surge a veces (tirar cosas por la ventana, atarme a la pata del que aún es mi escritorio, acomodarme para siempre en los Baos del Carmen...).

Anónimo 2: es precioso eso que dices: una ciudad me va a echar de menos. Sobre todo cuando esta ciudad lleva tu nombre en cada esquina. O el nuestro. Ya sabes cómo me gustó estar allí. Y cuánto, cuánto la quiero (aunque no la quiera bien).

Ayllón dijo...

Me gusta tu blog, si te parece bien me gustaría quedarme por aquí, parece acogedor.

Gracias por el asalto en la botica con esa propuesta, la asociación tiene las puertas abiertas para quien quiera participar. En breve me siento y te redacto un correo explicándote cómo va la cosa.

Un saludo!!